Santa María de Jesús Sacramentado Venegas, fundadora de las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús

El 30 de julio conmemoramos a María de Jesús Sacramentado Venegas de la Torre, primera santa mexicana y fundadora de la Congregación de las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús. Alcanzó la santidad por su amor a Dios y dedicación al cuidado de enfermos en situación de pobreza y abandono.

Nació el 8 de septiembre de 1868 en Zapotlanejo, Jalisco. Hija de Doroteo Venegas y María de las Nieves de la Torre, fue la menor de 12 hermanos. Creció en un clima de sencillez y religiosidad que le condujo hacia la vida consagrada. En 1898, ingresó a la Asociación de Hijas de María, en su lugar natal, y tras asistir a unos ejercicios espirituales, decidió tomar los hábitos y formar parte de las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús en el año de 1905.

Así fue como, junto con otras cinco compañeras, comenzó su servicio de cuidado a los enfermos en el Hospital del Sagrado Corazón de Jesús, donde se distinguió por su trato amoroso, respetuoso y obediente. En 1910 fue elegida vicaria de la clínica, cargo que ejerció hasta 1921, y para 1930 fueron aprobadas las constituciones de su Congregación por el arzobispo de Guadalajara, Mons. Francisco Orozco y Jiménez, reconociéndose así el nuevo Instituto.

Entregó su vida a la atención maternal de los enfermos, cumplía sus obligaciones hacia ellos de manera devota, a menudo rezaba mientras les cuidaba. Su fortaleza la atribuía a la recepción cotidiana de la Sagrada Eucaristía. Los últimos años de su vida estuvieron marcados por la enfermedad. Sufrió un síncope y Dios le dio la oportunidad de recuperarse para comulgar y recibir los sacramentos. Murió la madrugada del 30 de julio de 1959, con más de 90 años de edad. El funeral se realizó al día siguiente, en la fiesta de San Ignacio de Loyola y sus restos se encuentran en el hospital del Sagrado Corazón de Guadalajara.

Lee: Santa María de Jesús Sacramentado: La primera santa mexicana.