Mensaje del P. Antonio de Jesús Mascorro Tristán, MG, en vísperas del Corpus Christi

“Dios no abandona a su pueblo, se hace presente aún en el aislamiento”, es el mensaje del padre Antonio de Jesús Mascorro Tristán, mg, Director Nacional de las Obras Misionales Pontificio Episcopales (OMPE) de México, con el cual nos invita a celebrar, este jueves 11 de junio, en el interior de nuestros hogares, la fiesta de Corpus Christi.

La Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo es una de las más populares de la Iglesia católica, cuya celebración, antes de la epidemia de coronavirus, se caracterizaba por las numerosas procesiones de fieles, quienes, acompañados por Jesús Sacramentado, recorrían las calles de diversos pueblos y ciudades del mundo.

El padre Mascorro nos recuerda que el Papa Francisco acostumbraba celebrar esta solemnidad visitando las parroquias de la periferia de Roma, como signo de una Iglesia que sale al encuentro de los pobres, como lo hizo Jesús en su tiempo.

Este año, el Papa sólo presidirá una misa desde la Basílica de San Pedro, el próximo domingo 14, ante la presencia de 50 feligreses. En otros países, las procesiones y exposición del Santísimo Sacramento se llevarán a cabo dentro de los templos y de manera virtual, por lo cual, el P. Antonio nos invita a encontrarnos con Jesús a través de las redes sociales y desde nuestros hogares, subrayando lo siguiente:

“Hemos tenido un largo ayuno, sin poder participar físicamente de la Eucaristía, el regalo más grande que Dios nos ha dado. Sin embargo, la presencia amorosa y misericordiosa de Cristo también está en el seno de nuestra familia, en la convivencia con los vecinos, en el compromiso del personal sanitario, en el apoyo espiritual a distancia que sacerdotes, parroquias e instituciones religiosas hemos brindado, pero, sobre todo, en el esfuerzo que cada uno hace diariamente para estar cercanos.”

Los Misioneros de Guadalupe agradecemos estas palabras de aliento y fraternidad. Nos sumamos a la invitación que nos hace el padre Mascorro, para seguir unidos en la oración y pidiendo la intercesión maternal de la Virgen de Guadalupe por el fin de esta pandemia.

Rogamos, para que a pesar del aislamiento podamos recibir a Jesús en nuestros corazones y alimentar con su presencia nuestras vidas, animándonos cada día a ser mejores cristianos y verdaderos discípulos.

También puede leer Corpus Christi: Jóvenes argentinos organizan una procesión virtual y Corpus Christi: Domingo 14 de junio Misa del Papa en la Basílica de San Pedro