Peregrinación MG 2019 culmina con Eucaristía presidida por Mons. Franco Coppola, Nuncio Apostólico en México

El sábado 5 de octubre, los Misioneros de Guadalupe llevamos a cabo nuestra peregrinación anual hacia la Basílica de la Virgen de Guadalupe en la Ciudad de México, donde Mons. Franco Coppola, representante del Papa Francisco en México, ofició una celebración Eucarística de acción de gracias por el 70 aniversario MG y porque este mes se vive como un tiempo misionero extraordinario.

A las 12:00 horas, salieron de las instalaciones del Seminario Mayor poco más de seis camiones rumbo a la ex Glorieta de Peralvillo, lugar del que partió la procesión a la Basílica del Tepeyac, en punto de las tres de la tarde, con un nutrido contingente de madrinas y padrinos del Instituto, empleados, sacerdotes y seminaristas MG, así como de miembros de la comunidad de la Universidad Intercontinental y sus familiares.

Durante la misa, que inició alrededor de las 16:00 horas y en la que estuvieron presentes 15 obispos, el Nuncio Apostólico fue testigo del rito de incardinación del P. Lucas Cheong Gyu Whan, sacerdote de la Arquidiócesis de Seúl, Corea del Sur, quien por 17 años colaboró como asociado en nuestra Misión de Perú y ahora es MG mediante juramento de pertenencia.

Al finalizar, el P. Raúl Ibarra Hernández, mg, Superior General, pronunció unas palabras de agradecimiento a Santa María de Guadalupe, por estos 70 años en los que ha acompañado a sus misioneros como ejemplo de evangelización, destacando las siguientes:

“Madre Santísima, te damos gracias por esta Eucaristía, en la que te agradecemos y entregamos todo lo que somos y queremos. Te damos gracias por la presencia de Mons. Franco Coppola, Nuncio Apostólico, quien nos presidió la Santa Misa; te damos gracias por los Sres. Arzobispos y Obispos que hoy nos acompañan, haciendo presente a todo el Episcopado Mexicano; especialmente, agradecemos la presencia de Mons. Dominic Kimengich, obispo de Lodwar, Kenia, y de Mons. Markos Ghebremedhin de Jimma Bonga, Etiopía; te damos gracias por los sacerdotes, religiosos y religiosas aquí presentes que han venido a esta celebración; por el juramento del P. Lucas Cheong, mg; te damos gracias por quienes rigen, trabajan y estudian en nuestras instituciones educativas y que han peregrinado hasta aquí; al igual que por nuestros misioneros laicos, seminaristas y personal de Misioneros de Guadalupe que han unido sus vidas a esta Obra Misionera; y por tantos padrinos y madrinas que a lo largo de estos setenta años, con su cariño y benevolencia, han sostenido la labor evangelizadora de nuestro Instituto en el mundo”.

La Eucaristía concluyó cerca de las 18:00 horas y, con el exhorto de Mons. Coppola a que seamos cada vez más una Iglesia en salida, los Misioneros de Guadalupe regresamos a descansar a nuestro Seminario Mayor, en vísperas por el festejo del Día del Padrino.