Nuestra Señora de Guadalupe

Obispo de Tepic preside misa por el 70 aniversario de Misioneros de Guadalupe

Monseñor Luis Artemio Flores Calzada, obispo de la diócesis de Tepic en Nayarit, presidió, el domingo 17 de noviembre, en la Catedral de Tepic, una misa de acción de gracias por el 70 aniversario de Misioneros de Guadalupe en la cual participaron los padres José Alejandro Molina Lara, mg; Lenny Leonardo Fernández Quituc, mg, y José Bejarano Martínez, mg.

Durante su homilía, Mons. Flores explicó que la mejor manera de anunciar a Cristo es siendo responsables, serviciales y trabajadores, porque quienes siguen a Jesús no mienten, no guardan odio en su corazón, no tienen miedo a la persecución y se mantienen fieles al Evangelio, como San José Sánchez del Río, un joven que en su época fue martirizado para hacerle renegar de su fe y, por el contrario, respondió “¡Viva Cristo Rey!”. Hoy, él es santo y se encuentra con Dios.

Las persecuciones y la guerra, entre otros males, son signos a través de los cuales el Señor nos habla sobre el fin de los tiempos, añadió monseñor Luis Artemio Flores, exhortándonos a prepararnos para la llegada de ese momento, subrayando lo siguiente:

“Debemos trabajar por el bien, por la paz y la unidad, para construir ese templo vivo que es la Iglesia. Trabajar por la salvación, porque Dios no quiere que nadie se pierda, aunque algunos se obstinan en hacer el mal, pero, incluso, si hemos hecho el mal y nos arrepentimos, tendremos la oportunidad de la conversión. Trabajemos pues, sin miedo, como nuestros hermanos misioneros que van a todos los pueblos para hablar de Cristo”.

Por último, el padre Lenny Fernández, mg, agradeció al obispo por haber presidido la Eucaristía, a la diócesis de Tepic por haber concedido al P. Roberto Villalobos Valencia ser misionero ad gentes asociado a Misioneros de Guadalupe y permitirle trabajar un tiempo en la Misión de Kenia; también, dio gracias por los bienhechores de la región, por su apoyo durante las animaciones misioneras, en la promoción de la revista Almas y las colectas.

Pedimos que Dios siga renovando el compromiso misionero de los creyentes, para que ellos, a su vez, le anuncien sin temor, tanto en los momentos de felicidad como en los de tribulación.