Actualice sus datos y reciba un obsequio

Misioneros de Guadalupe culmina el mes misionero festejando el “Día del Padrino Monterrey 2020”

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=YekL1Lm_4qs&w=560&h=315]

Este 26 de noviembre, último domingo del Mes Misionero Extraordinario (MME), los Misioneros de Guadalupe festejamos el Día del Padrino Monterrey 2020, con una Eucaristía celebrada desde la Basílica de Guadalupe, en la Arquidiócesis de Monterrey, Nuevo León, a la cual asistieron poco más de un centenar de personas, bajo estrictas medidas de seguridad e higiene por la contingencia de Covid-19.

La misa, presidida por el P. Luis Alonso Yepes Cruz, MG, fue transmitida por internet y ofrecida por las intenciones de todas nuestras madrinas y padrinos, especialmente, por las de los bienhechores de la región noreste del país. Concelebraron, los padres Gabino Blancas Bravo, MG, Tiburcio Manuel Lara Farfán, MG, y Alejandro González Cisneros, MG.

Durante su homilía, el padre Luis Yepes dio gracias a Dios por el don de la vida y por la vocación misionera de nuestro Instituto. Así mismo, nos invitó a renovar la experiencia del amor de Dios:

“La vocación misionera nace en el corazón de Dios, en el amor de Dios. Las lecturas y el Evangelio de hoy nos invitan a renovar esta experiencia del amor de Dios. Cuando experimentamos el amor de Dios algo sucede en nuestras vidas, de manera que ya no nos miramos a nosotros mismos, ya no nos dejamos llevar por nuestros deseos o nuestro egoísmo. Es un amor que nos lleva a amarnos, en primer lugar, a nosotros mismos, y a reconocer nuestra dignidad como hijos de Dios. Este amor nos lleva a ofrecer nuestra vida al Señor, quien se vuelve el centro de nuestra existencia. Que todo lo que hagamos lo pongamos en sus manos y, principalmente, que ese amor se exprese en el bien que hagamos a los demás… El amor no es un sentimiento, el amor es una decisión que se transforma en acción. Dios quiere que nosotros amemos, en primer lugar a Él y con ese amor amarnos a nosotros, para poder amar, ayudar y hacer el bien a quien lo necesita. Esta es la misión de todos nosotros: mostrar ese amor de Dios en nuestra familia y nuestro trabajo. A veces no lo logramos, nos gana el egoísmo y el pecado nos hace encerrarnos y cuando esto sucede se muere el amor que Dios ha puesto en nosotros. Pidámosle al Señor que nos ayude a experimentar su amor en nuestras vidas. Que el amor de Dios transforme nuestra realidad.”

Finalmente, el padre Alejandro González agradeció las oraciones y donativos de los bienhechores de la región, pero, sobre todo, la entrega de cada uno los promotores y colaboradores de oficina que, con su trabajo de cada día, han hecho posible la obra misionera.

Más tarde, a las 17:00 horas, culminamos el evento en línea con la Adoración y Bendición del Santísimo Sacramento, momento que presidió el P. Luis Alonso Yepes Cruz, MG, misionero en Angola y director de Promoción Misionera en la Ciudad de México.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=RN50Nufo5F8&w=560&h=315]

Agradecemos a todas las familias que nos han acompañado, durante este mes, en las transmisiones especiales en honor a nuestros bienhechores y por la Jornada Mundial de las Misiones.

Rogamos a Dios nos siga bendiciendo y protegiendo por intercesión de nuestra madre Santa María de Guadalupe, para que, con la generosidad recibida, podamos continuar llevando el Evangelio de la vida a los lugares donde más lo necesitan.