MG participa en XIII Conajum Tabasco 2019

Del 25 al 28 de julio, en el Parque Tabasco “Dora María”, en la ciudad de Villahermosa, Tabasco, se celebró el XIII Congreso Nacional Juvenil Misionero (Conajum) en el cual se congregaron cerca de dos mil jóvenes católicos de toda la República y de países como Honduras, Puerto Rico y Venezuela. Los Misioneros de Guadalupe participamos con la asistencia de seminaristas del COV y del Seminario Mayor, personal de Club de Niños y misioneras laicas asociadas.

En el evento estuvieron presentes representantes de las autoridades civiles, así como los obispos Mons. Gerardo de Jesús Rojas López, de la diócesis de Tabasco; Mons. Rogelio Cabrera López, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM); Mons. Juan Armando Pérez Talamantes, responsable de la Dimensión Episcopal Mexicana de Pastoral de Adolescentes y Jóvenes (DEMPAJ); y Mons. Armando Álvarez Cano, responsable de la Dimensión Episcopal de Misiones (DEM).

Por parte de Misioneros de Guadalupe acudieron los padres Roberto Figueroa Gómez, mg, Rodolfo Loza Hernández, mg, y Salvador Gómez Ruvalcaba, mg, quienes participaron activamente en la concelebración de las misas, confesiones y en las conferencias sobre testimonios misioneros, donde contaron con el apoyo de Laura L. Marrufo Fang, coordinadora de Misioneros Laicos Asociados (MLA).

La Eucaristía de apertura fue presidida por Mons. Gerardo de Jesús Rojas López, Obispo de la diócesis de Tabasco, al igual que la de clausura la cual fue aprovechada para mencionar tanto el envío del P. Rodolfo Loza Hernández, mg, a la Misión de Perú, como el de las misioneras laicas asociadas Rocío Esmeralda Solís Luna y Marisol Nevarez García a las misiones de Guatemala y Kenia, respectivamente, quienes en agradecimiento por las atenciones recibidas en el encuentro manifestaron las siguientes palabras:

“Sin duda el Conajum será una fantástica experiencia que quedará en nuestro recuerdo para siempre. Y cómo no serlo si ha sido nuestra primera misión como misioneras laicas asociadas al Instituto de los Misioneros de Guadalupe. Es una gran emoción sentirte parte de esta gran familia y compartir con otros jóvenes lo que hemos vivido en el último año de vida tras haberle dicho al Señor: ‘sí, acepto’. Hemos contado con la fraternidad de todo el equipo de trabajo que acudió en representación de MG: sacerdotes, seminaristas, estudiantes, voluntarios, empleados y coordinadores. Éstas, son memorias que nos inspiran y motivan a continuar con alegría nuestro servicio. Agradecemos de manera particular el acogimiento e intercambio cultural recibido por parte de la familia y parroquia que nos brindaron hospedaje; sobre todo, fue muy grato escuchar a la señora Beatriz llamarnos como a sus hijas. Deseamos que nuestro corazón nunca deje de sentir que toda esta aventura vale la pena, porque, como dice la Palabra: ‘Nos hemos quedado con la mejor parte y nadie nos la quitara’ (Lc 10, 42)”.

Durante los cuatro días de actividades hubo conferencias, talleres, conciertos y convivencia bajo el lema “Jóvenes de Cristo, a las periferias del mundo”. El evento culminó con una marcha misionera, procesión que partió del Parque Tabasco y arribó a la Catedral de Villahermosa, cuyo contingente estuvo conformado por bautizados y enviados reunidos para propagar la cultura del encuentro.

Los Misioneros de Guadalupe agradecemos a Dios por este encuentro de fe, así como el compromiso y entusiasmo de los organizadores, el P. José Ayala Madrigal, director nacional de las Obras Misionales Pontificio Episcopales de México (OMPE), y el P. Luis Alberto Castillo Hernández, secretario nacional de la Sociedad Pontificia para la Propagación de la Fe (POPF).