Nuestra Señora de Guadalupe

MG celebra 70 aniversario con aceptación de órdenes y ministerios

El lunes 7 de octubre de 2019, memoria de Nuestra Señora del Rosario y día de nuestro 70 aniversario, los Misioneros de Guadalupe celebramos con júbilo la admisión a las Órdenes Sagradas de dos de los alumnos de Teología del Seminario Mayor, Abner Melo Castro y Luis Ángel Manzanares Alemán, así como de los ministerios de Lectorado de los seminaristas Marcos Iván Aguirre Segura, de segundo de Teología, y de Acolitado de Héctor Javier Cortés Tornel, Jonathan Cruz Alcalá y Andrés Alberto Pérez Landero, de tercero de Teología.

La Eucaristía fue celebrada por el P. Raúl Ibarra hernández, mg, Superior General; Mons. Fabio Martínez Castilla, Arzobispo de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, y por Mons. Dominic Kimengich, Obispo de la diócesis de Lodwar, Kenia.

Durante la ceremonia, el P. Raúl Ibarra, mg, agradeció a Monseñor Alonso Manuel Escalante y Escalante, a los 32 padres MG ya fallecidos, a la Santa Sede, a jerarcas de diferentes naciones, a los obispos mexicanos, sacerdotes, religiosos, seminaristas, bienhechores y pueblo creyente de México por su entrega a la Misión; reconociendo que, si bien Misioneros de Guadalupe tiene presencia en once países del mundo y ha experimentado grandes cambios políticos y sociales dentro de los lugares donde comparte el Evangelio, la escasez de vocaciones representa el desafío más grande en estos tiempos.

El padre Ibarra destacó la actitud de los estudiantes del seminario y mencionó que, sobre todo en este Mes Misionero Extraordinario (MME), los jóvenes representan un llamado a la esperanza, pues con la pasión con la cual viven el presente y bajo la guía del Papa Francisco, la Iglesia tendrá un nuevo impulso misionero.

Asimismo, exhortó a asumir la Misión Ad gentes como una responsabilidad de todos los miembros del Instituto y a mirar el pasado con gratitud, recordándonos que el nacimiento y consolidación de los Misioneros de Guadalupe, durante estos primeros 70 años, se debe a la intervención de personas comprometidas con su fe, y subrayó las siguientes palabras:

“A diferencia de muchos Institutos que nacieron de la inspiración de un fundador con determinado carisma, (nosotros) nacimos de la conciencia misionera de la misma Iglesia. Nuestros antecedentes se remontan al primer Instituto Misionero ad gentes, los Misioneros de París, fundados hace más de trescientos cincuenta años, pasando por la creación de otros tantos Institutos Misioneros de las iglesias de diferentes países, hasta llegar a México, a nuestra fundación”.

Al finalizar la celebración eucarística se tuvo una pequeña recepción en el comedor del seminario, donde compartimos los alimentos y tuvimos un momento de convivencia y la partida del pastel con obispos, sacerdotes y seminaristas MG, laicos y familiares.

Damos gracias a Dios por este tiempo en el que hemos caminado de la mano de Nuestra Señora de Guadalupe en la evangelización de los no cristianos.